‘Me Suelto Y Vuelvo’ de Nubes En Mi Casa


Hace pocos días hablábamos en LaReputada de cómo algunos artistas tendían a reconvertirse en indies cuando su carrera empezaba a tambalearse y hoy, tratamos otro de los casos que el universo indie nos deja: su globalización. El sonido indie más característico que puedes escuchar igualemente en España, que en Suecia, que en Argentina. Esa sensación que tienes cuando vas a escuchar un disco, pulsas play y ya sabes lo que vas a escuchar en la próxima media hora, que estamos acostumbrados a que suceda en lo mainstream, pero que ya nos hacemos también a sentirlo en los discos independientes.

Con Nubes En Mi Casa nos ha ocurrido precisamente eso, segundos después de descargar su segundo álbum ‘Me Suelto Y Vuelvo’ por iTunes, pulsamos el play y descubrimos ‘Después’, el tema que abre el disco, y que nos recuerda instantáneamente a los L-Kan más sosegados (o a Bla en su defecto) con algo más de guitarreo en la instrumentación, pero sin darle excesivo protagonismo. La voz de Josefina, suave y sutilmente aniñada, te arrastra por las estrofas del tema hasta el ‘ooh después de la discusión’ que inunda el estribillo. Cuando avanzas por el disco, descubres que ésta será la tónica habitual de sus composiciones, con temas como ‘Cuerpo’ siguiendo esta línea, aunque incorporando algunos elementos más electrónicos y sonido más de playa hawaiiana al atardecer.

El toque electrónico persiste en ‘Los Gigantes’, de nuestras favoritas del álbum, que muestra su lado más oscuro en medio del sentimentalismo melódico del trabajo. Es posiblemente la canción más arriesgada del disco, donde más interés experimental muestran y más capacidad musical mezclando sonidos. Muy buen esfuerzo que además es el tema más largo del disco entero, y eso que sólo dura algo más de 4 minutos.

Tarde’ sigue con esta tendencia, pero transformando su melodía de estribillo en un sonido de lo más western, que rompe con lo que parecía un subidón en el bridge, y aunque acierta igualmente, rompe con la posibilidad de un grandísimo estribillo.

Cuando hablábamos al principio de la globalización indie, nos referíamos por ejemplo a ‘Aceleremos’, una de nuestras recomendaciones en el primer ‘It’s Time To Face The Music’, que demuestra que los modernos en Argentina también hablan de “vestidos floreados y bailar con extraños al sol”. El ritmo del tema es fresco, y nos recuerda a esos momentos antes del verano cuando ya hace buen tiempo, pero no tanto como para ir a la piscina, es de los momentos más animados dentro del álbum. Tambien de este rollo es ‘Entre Los Silencios’, que nos gusta bastante y que tiene unas estrofas con un ritmo de lo más logrado.

¿Necesitáis más señales de este concepto que tratamos hoy? La portada del primer album de NEMC se parece mucho al del segundo de nuestra Zahara, y ‘El postre’, un tema con la misma dosis de ritmo que de sentimiento melancólico, bien podía haber estado incluido en el aquel primer álbum de ella, y ‘Me Suelto Y Vuelvo’, la canción que da título al disco, podría ir en el segundo. Eso sí, de nuevo la parte instrumental de la mitad del tema nos ha ganado.

Después tenemos ‘Inflador’, que arranca con bastante gancho de percusión en clave de ritmo militar, y lleva a sonidos más psicodélicos según avanzamos. “Hay una especie de sonido que suena todas las mañanas, ritmos que son repetidos, provienen de tu inflador” dicen al principio, “Si vuelven a agrandarme, podría desaparecer” dice la última parte. Cuidado con seguir soplando, por tanto.

El tema que cierra el disco es ‘La Ventana’, un tema con un ritmillo algo más folkie, y que ayuda a cerrar ‘Me Suelto Y Vuelvo’ de una manera relajada, igual que como empezó hace algo más de media hora.

En conclusión, ‘Me Suelto Y Vuelvo’ es un disco breve, de melodías simpáticas, ritmos agradables que se deja escuchar muy bien, pero que se podría haber explotado más para crear canciones con más gancho. Nubes En Mi Casa demuestran mucho control eso sí, calculando el tiempo exacto de duración de los temas para que no resulten tediosos, y se les agradece el esfuerzo por tanto en el álbum.

★★★★★★★★★ [ 6.5/10 ]

 

La Estrella: ‘Los Gigantes’, momento del disco donde la banda más arriesga, y por ende, más acierta. Es de agradecer.

El Tomate: Precisamente lo opuesto a la estrella, nos gustaría un mayor esfuerzo por hacerse notar, un sonido quizá más personal, que en ocasiones consiguen, pero que en otros temas se echa de menos.

Puedes escuchar el disco aquí
Puedes comprarlo aquí

Categorizado en: Álbumes, Crítica · Etiquetas:

Envía tu comentario


O rellenea este formulario